Bienvenido/a a este curso de HTML. Espero que lo disfrutes, ya que te resultará esencial si deseas adentrarte en el fascinante mundo de la programación web.

Para que comprendas mejor la importancia de este lenguaje, bastará con ponerte el simil de la construcción de un edificio, que siempre comienza con la preparación de una solida estructura de hierro y cemento. Solo cuando está lista, es cuando los constructores abordan todo lo demás, como pueda ser tabicar las paredes, poner puertas y ventanas, hacer la instalación eléctrica y un largo etc.

Aplicando el simil, una web también se construye a partir de un esqueleto o armazón interno, que te facilitará la elaboración de una estructura bien organizada con los elementos que quieras incorporar a tu sitio web. Esta estructura solo será posible si la confeccionas con HTML.

Definición de HTML

HTML significa “Lenguaje de marcado de hipertexto”, así que no es un lenguaje de programación propiamente dicho, sino un lenguaje de marcado útil, destinado a formatear documentos para que puedan verse a través de un navegador.

La expresión “lenguaje de marcado” se refiere a un lenguaje que le permite describir datos mediante un formato específico. Esto se hace a través de unos marcadores a los que denominamos etiquetas (tags).

Los orígenes

En el año 1989 Tim Berners – Lee ideó el proyecto HTML junto al protocolo HTTP. El desarrollo completo se hizo público en 1993, en el CERN de Ginebra. Fue en los años 90 y gracias a este protocolo, cuando la World Wide Web (también conocida como W3 o la Web), se difundió rápidamente, contando con la ayuda de los primeros navegadores comerciales. El primero en aparecer fue Netscape, seguido del Internet Exploret de Microsoft, que conservó durante una década la hegemonía mundial.

La sintaxis de HTML es establecida, editada y revisada por el World Wide Web Consortium (W3C).

Términos que debes conocer

www:

No es Internet. La Web solo es uno (si bien el más importante) de los muchos servicios que ofrece Internet. Nos permite navegar y llegar a los contenidos a través de enlaces. Todo ello gracias a un navegador y a un protocolo de red.

Internet:

Es una red de telecomunicaciones. En otras palabras, es un conjunto de dispositivos, canales de transmisión y procedimientos que permiten que los usuarios puedan intercambiar información. Esta información se transfiere o recibe por medio de un conjunto de protocolos de red llamado “TCP/IP”, que contiene los protocolos más importantes que se utilizan. Constituyen el “lenguaje” que emplean las computadoras conectadas a Internet (denominadas “host”) para comunicarse entre sí. Nos estamos refiriendo a una red de acceso público y mundial, como pueda ser la red telefónica.

Arquitectura cliente – servidor:

Consiste en una arquitectura de red en la que una computadora cliente se conecta a un servidor para usar un determinado servicio. Podemos decir que los servidores son las computadoras que contienen los archivos que componen los sitios web (las páginas web) y que, a través de la Web, permiten el acceso de los clientes.

Cada vez que el cliente solicita un contenido o servicio navegando por la Web, se realiza un viaje de ida y vuelta. Los servicios devueltos al cliente pueden ser textos, imágenes, vídeo, etc. Todo está contenido en los archivos físicos del servidor, incluidos las funciones y los servicios en línea.

  • El protocolo HTTP.
  • Una URL (que camufla la dirección IP del servidor).
  • Un navegador.
  • El HTML.

HTTP:

Ya hemos visto que es un protocolo o conjunto de reglas y métodos que permiten transmitir información por medio de la Web. Resulta esencial en la arquitectura cliente – servidor.

Dirección IP:

Es la dirección que identifica a cada máquina (ordenador, tableta, móvil, etc) conectada a Internet. Se trata de un identificador único, incluso contiene la fecha, y se compone de 4 números en base decimal (de 0 a 255) separados por el símbolo “punto”.

URL:

Conocida como “dirección web”. Nos permite localizar de forma exclusiva un recurso informático como pueda ser una página web, un documento, un vídeo,… al que accedemos a través del protocolo HTTP. También se utiliza para transferir archivos o entrar en bases de datos, por poner otros ejemplos.

Navegador:

Es el software (instalado en el cliente) que permite el acceso a la Web, lo que nos posibilita la recuperación de recursos web por medio de solicitudes a servidores. Igualmente, nos permite la interpretación y visualización de esos recursos. Los más comunes son: Google Chrome, Edge, Internet Explorer, Mozilla Firefox, Safari y Opera.

HTML:

Su aprendizaje constituye el objetivo de este curso y, como mencioné antes, es un lenguaje de marcado que tiene como principal funcionalidad que el contenido solicitado por un cliente sea accesible a un servidor. Sin HTML, la Web solo podría ser usada e interpretada por los técnicos.

Bueno, hasta aquí el contenido de esta primera lección. He procurado ser breve, ya que solo pretendía aclararte una serie de conceptos que se irán repitiendo a lo largo del curso. Espero no haberte aburrido demasiado con tanta definición y, si ha sido así, te lo compensaré en la siguiente entrega, en la que te zambullirás de lleno en la programación con HTML.

Hasta dentro de muy poco.

Deja un comentario